DE CANTIMPALOS A «ESTACA DE BARES» POR FERNANDO ALVARO FUENTES